Lavadero de abajo

Se trata de una pequeña construcción, realizada en mampostería muy irregular. Sobre un muro bajo corrido se levantan dos gruesos pilares que sustentan la cubierta. En su interior el vaso se encuentra a ras de suelo y pegado al muro, con una sola línea de lavaderas de piedra.

En el libro de Benigno Palos Fabregat “Apuntes para la Historias de mí pueblo Mirambel” publicado en el año 1927 dice de este lavadero:

“Dentro de los muros de la villa, en su parte baja, nace una abundante fuente, que suministra de sobras a los vecinos, para el consumo y lavado de ropas, y el sobrante fertiliza diferentes huertos que producen ricas frutas y sabrosas hortalizas”.

De la fuente baja se sabe que en un principio estaba fuera de la muralla, por eso hubo que hacer una ampliación de muralla para tener agua en el interior de la población, tanto de agua en la vida diaria como para el uso inevitable de los lavaderos.

Estos lavaderos de la fuente baja son para lavar de rodillas. El cubierto era para el lavado mientras que, el descubierto o grande, se usaba para el aclarado, ya que salía el agua limpia de la fuente. Antes de las obras había varias piedras o lavaderas hoy desaparecidas.

Hay también una curiosa poza exterior, de piedra, que serviría para lavar algunos tipos de prendas diferentes, así como tintes y, en especial, los lavados de la lana; igualmente se utilizaba para lavar los cardos y así quitarles la tierra antes de darlos a los animales.

TURISMO MAESTRAZGO logotipo

Comarca del Maestrazgo • C/ Las Tres Baylias • 44140 Cantavieja (Teruel)
Tel. 964 185 242 turismo@comarcamaestrazgo.org