Casas de Villarroya

Las calles de Villarroya están jalonadas de buenos ejemplos de casonas que, en el pasado, pertenecieron a las familias acomodadas de la localidad.

Una de ella es la Casa de los Navarro, junto a la carretera. Se encuentra dentro de un recito cerrado, rodeada de patio, y que cuenta en su interior con una capilla familiar. Consta de un primer edificio, construido probablemente a finales del XVII,  y fue ampliada con otro inmueble en el siglo XVIII. Ambos están conectados por una capilla y varias estancias dedicadas al servicio. Actualmente ambos edificios pertenecen a los descendientes de los Navarro, que la fueron heredando desde su construcción.

Las armas de esta familia se encuentran en la fachada del edificio del XVIII y se corresponden exactamente con la descripción del proceso de infanzonía: Un escudo cuarteado que en el primer cuartel tiene cuatro bandas de plata, en el segundo un castillo, en el tercero cuatro cabezas y en el cuarto cuatro palos rojos con un aspa de oro. La Casa Navarro tiene una fachada muy bien dispuesta y simétrica con una portada de arco adintelado bajo un balcón. El tejado cuenta con un precioso alero de madera bajo el cual hay un friso de dibujos geométricos. En el interior se mantiene la distribución original.

Más información en el Museo Virtual Maestrazgo.

En la carretera, ya saliendo del pueblo, se encuentra parte de la fachada de lo que sería la Casa de la Inquisición, del siglo XVIII, donde destaca la puerta. Es una de las pocas construcciones existentes en Villarroya de los Pinares pertenecientes al siglo XVIII, ya que la mayor parte de sus casas corresponden al siglo XVI. Es conocida popularmente como la Casa de la Inquisición, ya que perteneció a la institución del Santo Oficio. Sobre su portalada adintelada de piedra sillar figura un pequeño escudo con el anagrama JHS, y bajo éste el escudo de la Orden de Santo Domingo, adoptado por la Inquisición, y más abajo las leyendas DEFENSIO FIDEI (En defensa de la fe) y otra HERF (ignoramos su significación) y el año de su construcción 1759.

Debemos señalar que Villarroya como otras poblaciones del Maestrazgo dependía de la Inquisición de Valencia y no de la de Aragón.  En el siglo XIX cambió el uso del edificio, pasando a ser farmacia. En 1938 con motivo de la guerra civil, las tropas republicanas que ocupaban Villarroya, al haber huido su propietario, derribaron su tejado y parte de su fachada sobre la carretera, para impedir el paso de vehículos y tropas del bando franquista, ya que la carretera de Teruel a Cantavieja pasaba por delante del mismo edificio. Desde entonces hasta la actualidad la casa fue poco a poco arruinándose, excepto su fachada, llegando al momento actual.

Más información de otras casas de la localidad en Museo Virtual Maestrazgo.

 

TURISMO MAESTRAZGO logotipo

Comarca del Maestrazgo • C/ Las Tres Baylias • 44140 Cantavieja (Teruel)
tel. 964 185 242 turismo@comarcamaestrazgo.org