Inicio / Maestrazgo / Naturaleza / Fauna / Observación de aves

Observación de aves

Aragón se caracteriza por poseer una variada avifauna, en consonancia con la riqueza de hábitats de su territorio, y consecuencia de los diferentes factores biogeográficos: relieve, clima, tipo de suelo, altitud y orientación. Una zona privilegiada para ello es el Sistema Ibérico, un conjunto de sierras desde media montaña a totalmente mediterráneas, con una baja densidad de población humana, entre las que se encuentra el Maestrazgo. Cumbres y páramos por encima de los 1.000 metros, masas forestales de coníferas y quercíneas y abundancia de cortados fluviales, un hábitat idea para numerosas especies de aves.

Gran parte del Maestrazgo forma parte de la ZEPA Río Guadalope – Maestrazgo (Zona de Especial Interés para las Aves), que se extiende en más de 55.000 hectáreas a lo largo del río Guadalope y sus afluentes de cabecera, teniendo los mayores territorios, precisamente, en la comarca del Maestrazgo.

Recomendaciones para observar aves

Para salir al campo y dedicarnos a la observación de aves, es necesario llevar unos binoculares y una guía de campo donde buscar y consultar las especies que encontremos. Es muy recomendable añadir un cuaderno para tomar apuntes y una cámara fotográfica. Un telescopio terrestre ayuda mucho en distancias muy largas.

Conocer los diferentes sonidos que emiten los pájaros permite aumentar considerablemente nuestra lista de observaciones, para ello lo mejor es llevar grabaciones que incluyan los nombres de cada especie. Lo más práctico es llevar ropa cómoda y de tonos discretos, ir solo o en grupos pequeños y moverse despacio y en silencio.

Cualquier época del año es buena para la observación de aves, cada estación tiene sus especies típicas: estivales, invernantes, en paso migratorio y residentes. En cualquier sitio podemos encontrar pájaros, incluso en zonas muy urbanizadas.

Es imprescindible anteponer el bienestar y tranquilidad de las aves a nuestra actividad, tratar de no acercarse demasiado, no salirse de sendas y caminos para evitar pisar la vegetación, respetar reservas y áreas restringidas.

Hay varias épocas críticas para las aves, no solamente la reproducción, también durante las migraciones cuando están descansando de sus largos viajes.